La vida con optimismo se vive mejor

¡Muy buenos días!  🙂

Hoy volvemos a tocar el tema del optimismo.  Ya vimos en El arte de ser optimistas la importancia del optimismo en nuestras vidas y hoy vamos a avanzar un poco más en este sentido.

Ser feliz es una actitud que viene de nuestro interior, una forma de ser, pensar y actuar. Al igual que los músculos necesitan ser ejercitados y entrenados, la felicidad es algo que también se puede entrenar. Vivir  a la luz de optimismo nos hará más creativos, más entusiastas y más eficaces. Pero tú querido lector, te estarás preguntando ¿cómo ejercito yo mi felicidad?

Una buena herramienta para activar el optimismo es el sentido del humor.

Primeramente alegrémonos de vivir y también de haber vivido. Ver un sentido positivo a nuestra vida es importante para poder llegar a conseguir nuestros objetivos vitales. Levantarse  pensando en algo positivo del día anterior nos permitirá afrontar un nuevo día de mejor humor.

 Tómate 5 min. antes de levantarte a pensar en algo positivo

 y sentir la sensación de felicidad que percibiste en ese momento.

 

La sonrisa y el buen rollo se contagian. Si nos levantamos con un recuerdo positivo la sonrisa nos saldrá como un resorte de nuestro interior y esto influirá a las personas que tengamos a nuestro alrededor. Esto creará un ambiente de relax y confort que propiciará las buenas relaciones (¡y reducirá los malos rollos!).

Sonríele a la persona que te deja el periódico, da las gracias al camarero/a que te sirve el café, dile a tu pareja lo guapa que está esa mañana, entra con una sonrisa al trabajo… las personas te lo agradecerán y tu salud mental también.

Ríete de ti mismo: Saber reírse de las cosas que le pasan a uno hace que los problemas se hagan más pequeños. Después de analizar el problema debemos buscar soluciones. Si este problema no las tiene lo mejor es tomárselo con un punto de humor. Pasado el tiempo veremos cómo el problema queda como una mera anécdota (o en el mejor de los casos no nos acodaremos del).

Felix-laff

 Riéndote se liberan endorfinas (las “moléculas” de la felicidad) así que cuando   puedas, aprovecha y disfrútala. Con los talleres de risoterapia puedes  aprender a sacar sacarle verdadero partido a la risa, ya que esta terapia  está  destinada a mejorar el estado físico y psicológico a través de la risa.

Para finalizar os quiero acercar una fábula acerca de saber reírse de sí mismo.

En Groenlandia vivía un pingüino que encontró una caja con pinturas de todos los colores. Él como estaba aburrido de su frac decidió embadurnarse de colores. Su pechera blanca terminó siendo amarilla con puntos azules. Se dibujó una pajarita naranja y los pies los pintó morados con rayas blancas. Se sintió muy orgulloso de su nueva indumentaria y fue apresurado a ver a los demás pingüinos. Creyéndose envidiado, se mostró presuntuoso y único, pero fue objeto de burlas: le dijeron loco y payaso.

tumblr_mtq8x6JtYF1spwhw1o1_1280

¿Cómo creéis que debería actuar el pingüino multicolor en ese momento? ¿Enfadarse con lo demás? ¿O reírse de sí mismo?

Os dejo con la reflexión.

Y por último, tomarse la vida con humor es mejor antídoto contra los venenos del espíritu. 

Lo digo muy en serio.                                              😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s